Acosan y reprimen a activista pro Derechos Humanos en Cuba

El pasado 28 de febrero el activista pro Derechos Humanos y Coordinador en Cuba del Instituto Patmos (IP), Leonardo Rodríguez Alonso, fue detenido en la Ciudad de Caibarién, donde se había reunido con activistas que monitorean libertades religiosas en la Isla, y fue conducido a la Unidad Provincial de Investigaciones Criminales en Santa Clara, donde permaneció bajo arresto durante más de 48 horas.

El Jefe de Enfrentamiento Provincial de Villa Clara, Erick Francis Aquino Yera, dejó saber a Rodríguez Alonso que las razones de la detención fueron las actividades que el Instituto Patmos lleva a cabo de promoción a la Libertad Religiosa y el monitoreo de las violaciones, en las que el activista participa y que además coordina dentro de Cuba. Patmos ha llevado a varias instancias las denuncias e informes, como el aceptado por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y ha captado la atención de medios católicos de relevancia, como el Semanario Católico Alfa y Omega, así como el trabajo estrecho con Solidaridad Cristiana Mundial.

Pero lo anterior solo ha sido un incidente más en toda una cadena de acosos. Durante el año 2017, Leonardo sufrió diversos perjuicios, los más importantes fueron relacionados con su familia. Significativos fueron la expulsión del magisterio de su hija, Dalila Rodríguez González, quien se desempeñó como profesora de la Universidad Central Marta Abreu de la provincia de Villa Clara por diez años, y la de su hijo Leonardo Rodríguez González, quien también era profesor en otra de las facultades del mismo plantel.Tales violaciones fueron denunciadas tanto en el Informe del Primer Semestre de 2017 del IP como en el enviado al Examen Periódico Universal (EPU).

El 6 de noviembre del pasado año, Leonardo Rodríguez Alonso fue detenido también en la ciudad de Santa Clara, una semana después de que entregara el Premio Patmos 2017 al laico católico Dagoberto Valdés, una distinción anual que concede la organización a creyentes comprometidos con su fe religiosa en Cuba, dando así la Seguridad del Estado continuidad a las reiteradas represalias contra él. En esa ocasión permaneció detenido hasta el siguiente día y fue amenazado de nuevas medidas en su contra de continuar con sus actividades en defensa de las libertades religiosas.

El 15 de febrero pasado se presentó en el domicilio del activista el jefe de enfrentamiento en el municipio de Camajuaní, que dice nombrarse Misael Palacios; en esa ocasión fue conducido a la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria de dicho municipio. Allí Leonardo fue interrogado y amenazado, además de informársele que no se le permitirá viajar al exterior del país, además de Misael Palacios también estuvo presente Erik Francis Aquino Yera.

Como se percibe la vigilancia y el acoso al Coordinador del IP han aumentado hasta volverle la vida prácticamente imposible al activista y sus familiares. Leonardo Rodríguez Alonso es solo un ejemplo de la preocupante situación represiva en Cuba que ha ido en incremento en los últimos meses y que incluye secuestros y desapariciones forzadas.

Lo ultimo acontecido es que el día 25 del pasado mes de abril, Leonardo se dirigió a gestionar la prórroga de su pasaporte a las oficinas del ministerio del interior radicadas en el municipio de Camajuaní, Villa Clara, donde se realiza este trámite; la respuesta que recibió fue que él se encuentra regulado por lo que no se puede prorrogar su pasaporte lo que lo imposibilita de salir de Cuba.

Leonardo recibió una invitación para salir al exterior, viaje que no podrá realizar. El Coordinador de Patmos posee una visa norteamericana válida por cinco años que se ve imposibilitado de utilizar debido a la intransigencia y al irrespeto por parte del régimen comunista.