Allanan vivienda de artistas cubanos

Los artistas y acivistas culturales Lia Villares y Luis Trápaga pasaron 36 horas detenidos el pasado 3 de febrero en La Habana, y sus laptops personales, cámaras de vídeo y trabajos de artes plásticas fueron consfiscados por la Seguridad del Estado, según denunció la opositora Rosa María Payá.

La policía política allanó la vivienda de los activistas cubanos, ambos colaboradores de la plataforma Cuba Decide, quienes ya había sido arrestados sin cargos el pasado mes de diciembre.

En un texto de denuncia, Villares escribe:

“(…) Tu privacidad, tus recuerdos, todas tus memorias conservadas tras el paso de los años en pequeños soportes digitales, discos, toda tu vida en manos de esbirros entrenados en destruir toda tu obra, tu trabajo de años, tus archivos personales (…) Si has leído las novelas El maestro y Margarita o Doctor Zhivago puedes tener una idea más clara de lo que es ver tus espacios más íntimos invadidos por un numeroso grupo de personas acosadoras ávidas de inmiscuirse hasta el fondo de tu vida privada. Es un derecho demasiado individualista que el comunismo concede solo a la familia real: esa sí puede protegerse de las miradas ajenas”.