Aumentan las detenciones arbitrarias en Cuba

 

Cuba: algunos actos de represión política en el mes de julio de 2018.

 

 

 

  • Al concluir julio de 2018, nuestra Comisión pudo verificar que ocurrieron al menos 229 detenciones arbitrarias, por motivos netamente políticos, de pacíficos disidentes quienes, por lo general, trataban de ejercer elementales derechos civiles y políticos.
  • De nuevo volvemos a apreciar un repunte en esta clase de acciones represivas toda vez que, en este mes de julio, registramos 107 detenciones arbitrarias más que en el precedente mes de junio.
  • Según informaciones, que luego confirmamos en fuentes independientes, la poderosa policía política secreta (un verdadero “estado dentro del estado”) realizó 36 actos ilegales de hostigamiento, de manera directa o mediante otras estructuras represivas que están bajo su control, ejecutados contra disidentes dentro de una estrategia permanente encaminada a intimidar, desalentar o desmovilizar a los pacíficos opositores.
  • Como parte de ese hostigamiento, tres abogados independientes (Maybell Padilla, René Gómez Manzano y Carlos Miranda) fueron impedidos de asistir a un evento de juristas que tendría lugar en Uruguay, a fines del pasado julio. La misma suerte corrieron Daniuska González, activista de la sociedad civil, a quien se le impidió participar en un evento que tendría lugar en Trinidad y Tobago, y el músico disidente Gorki Aguila, a quien se le prohibió viajar al extranjero en la primera semana del propio mes. Estos cinco casos más recientes se añaden a la lista de decenas de activistas a quienes se les ha impedido viajar al extranjero en los últimos meses. En todos los casos se han perdido los boletos de avión y otros recursos financieros invertidos para cubrir gastos colaterales relacionados con los viajes.
  • El pasado 22 de julio se anunciaron reformas en la actual constitución totalitaria de Cuba. Al examinar dicho anuncio apreciamos que tales “reformas” no van a significar mejoras sustantivas en cuanto a la situación de derechos civiles y políticos y otras libertades fundamentales. Es elocuente el carácter gatopardiano de esos ajustes en la letra de la Constitución: se anuncian cambios para que todo siga igual que antes.
  • Con estos cambios en la constitución, el régimen castrista asegura su permanente objetivo de garantizar la reproducción del modelo totalitario que ya lleva casi seis décadas imperando en la Isla.